ESTOY MALA

SABEMOS LO QUE QUEREMOS

 

ESTOY MALA, DAME UN BESO EN LA FRENTE

Los saberes relacionados con los cuidados han sido grandes olvidados de la tradición académica y escolar. Sin embargo, los saberes del día a día, de la supervivencia cotidiana son fundamentales para la autonomía personal de hombres y de mujeres. A lo largo de la historia, han sido las mujeres las que han ejercido estas labores básicas para subsistencia: alimentación, higiene, limpieza del entorno, vestido y cuidados; por lo tanto, es de justicia reconocer su labor y agradecer toda su implicación en el cuidado de las demás personas, pero también es de justicia equilibrar esos saberes, de forma que todas las personas, sin tener en cuenta su sexo, sepan manejarse en su propia supervivencia diaria.

OBJETIVOS

  • Tomar conciencia de los cuidados que se necesita cuando se está enferma o enfermo
  • Visibilizar a las mujeres en el cuidado de las demás personas.

DESARROLLO

Antes de comenzar con esta actividad, es conveniente hacer el ejercicio para lograr un ambiente distendido y para que alumnas y alumnos se habitúen a este tipo de actividades.

Al comienzo de la actividad, el o la docente deberá explicar la función y los objetivos que se persiguen, remarcando la necesidad de un clima respetuoso con respecto a las opiniones, gustos y sentimientos de cada persona; también recordará que todos los participantes deben gozar de plena libertad para hablar de sus necesidades, ideas y propuestas.

Trabajar, sin estereotipos de género, el aprendizaje de las tareas domésticas supone, además de fomentar la autonomía personal en el día a día, abordar la causa de conflictos cuando se convive con otras personas: el tiempo desigual que hombres y mujeres dedican a las tareas domésticas, la carga mental que estas suponen y la desigualdad que se deriva del tiempo destinado a ellas.

En el material esta actividad se encuentra que se presenta en “Recursos”, encontramos un material muy interesante para trabajar en Primaria las primeras nociones de nutrición, así como para fomentar la corresponsabilidad en lo doméstico.

Se trata de una serie de cuentos, de los que resaltamos el que lleva el título de todo el material que sirven como “lanzadera” de unas actividades muy bien programadas para estas edades.

Estas actividades sirven para visibilizar a la persona o personas que realizan las tareas domésticas, también para aprender nociones de alimentación y nutrición y, además, para iniciarse en sus primeras aportaciones a las tareas de la casa.

En el mismo material también hay otros cuentos que se pueden aprovechar con sus actividades, así como el material complementario, de la gran docente coeducadora Nuria Solsona, “la actividad científica en la cocina”, que darán una serie de pistas sobre actividades que, al respecto, podemos hacer en las aulas de Primaria para trabajar la autonomía personal a través de los saberes domésticos.

La profesora o profesor comenzará la actividad, en gran grupo, contando el cuento del anexo 1. Estoy mala. Dame un beso en la frente.

A continuación, cada alumna o alumno completará los ejercicios del anexo 1. Observa, que luego lo comentarán en pequeños grupos.

Finalmente, cada grupo expondrá en gran grupo lo realizado en los dos ejercicios y el o la profesora hará una exposición de las conclusiones extraídas y relacionadas con los objetivos de la actividad.

Sería recomendable que él o la docente adecuara el tipo de respuesta que se dan en los ejercicios de los anexos, a la realidad concreta del alumnado.

Esta actividad, así como otras que aparecen en El misterio del chocolate en la nevera, material al que pertenece esta actividad, es una oportunidad muy interesante para la colaboración de escuela y familias. Sería muy positivo informar a las familias de los objetivos de este tipo de acciones y cursar una invitación para que se sumen, de forma que colaboren los dos ámbitos de referencia más importantes para niños y niñas: familias y escuela.

Cerraremos la actividad preguntando a nuestro alumnado cómo creen que influyen los estereotipos en la vida de las personas (en sus pensamientos, emociones, acciones) y en las suyas propias y haciendo una revisión de los objetivos para ver si se han cumplido o no en la actividad, sirviendo esta última parte como una pequeña evaluación de la tarea, así como una pequeña autoevaluación del alumnado respecto a:

● ¿Qué es lo que hemos hecho bien?

● ¿Qué es lo que tenemos que mejorar?

● ¿Cómo nos hemos sentido durante la actividad?

DURACIÓN

La duración dependerá de la actividad elegida entre todas las aportadas por el material, pero para cada actividad haría falta una sesión, al menos.

RECURSOS:

Anexo 1. Estoy mala. Dame un beso en la frente

Anexo 2. Observa.

Anexo 2. Completa.

PARA PROFUNDIZAR MÁS:

  • Guía de corresponsabilidad. La corresponsabilidad también se enseña. Organización de Mujeres de STES-I.

http://www.inmujer.gob.es/areasTematicas/educacion/publicaciones/docs/GuiaCorresponsabilidad2013.pdf

  • La actividad científica en la cocina. Cuadernos de educación no sexista, nº 12. Nuria Solsona.

http://educar.unileon.es/Antigua/Diversid/Webquest/04actividad.pdf

SUPER HÉROES Y SUPER HEROÍNAS

SABEMOS LO QUE QUEREMOS

 

SUPERHÉROES Y SUPERHEROÍNAS TAMBIÉN EN LA COCINA

Los saberes domésticos han sido grandes olvidados de la tradición académica y escolar. Sin embargo, los saberes del día a día, de la supervivencia cotidiana son fundamentales para la autonomía personal de hombres y de mujeres. A lo largo de la historia, han sido las mujeres las que han ejercido estas labores básicas para subsistencia: alimentación, higiene, limpieza del entorno, vestido y cuidados; por lo tanto, es de justicia reconocer su labor y agradecer toda su implicación en el cuidado de las demás personas, pero también es de justicia equilibrar esos saberes, de forma que todas las personas, sin tener en cuenta su sexo, sepan manejarse en su propia supervivencia diaria.

OBJETIVOS

  • Adquirir conceptos básicos sobre nutrición y labores domésticas.
  • Reconocer la desigualdad histórica entre hombres y mujeres respecto a las labores domésticas.
  • Identificar las tareas domésticas sin estereotipos de género.

DESARROLLO

Antes de comenzar con esta actividad, es conveniente hacer el ejercicio para lograr un ambiente distendido y para que alumnas y alumnos se habitúen a este tipo de actividades.

Al comienzo de la actividad, el o la docente deberá explicar la función y los objetivos que se persiguen, remarcando la necesidad de un clima respetuoso con respecto a las opiniones, gustos y sentimientos de cada persona; también recordará que todos los participantes deben gozar de plena libertad para hablar de sus necesidades, ideas y propuestas.

Trabajar, sin estereotipos de género, el aprendizaje de las tareas domésticas supone, además de fomentar la autonomía personal en el día a día, abordar la causa de conflictos cuando se convive con otras personas: el tiempo desigual que hombres y mujeres dedican a las tareas domésticas, la carga mental que estas suponen y la desigualdad que se deriva del tiempo destinado a ellas.

La actividad gira en torno a un cuento-juego, en el que los niños y niñas participantes, transformados ahora en superhéroes y superheroínas de la Historia, tendrán que realizar una serie de tareas en casa antes de salir a salvar al mundo del terrible Patriarcudus (Anexo: El Terrible Patriarcudus) Antes de pasar al cuentacuentos ambientaremos la historia disfrazándonos de Superhéroes y Superheroínas. Para ello facilitaremos unas plantillas de antifaces que tendrán que colorear y decorar con distintos materiales. Después de preparar nuestro antifaz, elegiremos y compartiremos nuestros superpoderes (habilidades y capacidades que cada cual tiene) con el resto del grupo. Cuando todo esté listo, dará comienzo el cuentacuentos. Acompañando a la Historia nos apoyaremos en una serie de viñetas que representa cada una de las etapas-tareas que se van desarrollando. En el material que se presenta en “Recursos”, encontramos un material muy interesante para trabajar en Primaria las primeras nociones de nutrición, así como para fomentar la corresponsabilidad en lo doméstico.

Cualquiera de las actividades incluidas en este material es una oportunidad muy interesante para la colaboración de escuela y familias. Sería muy positivo informar a las familias de los objetivos de este tipo de acciones y cursar una invitación para que se sumen, de forma que colaboren los dos ámbitos de referencia más importantes para niños y niñas: familias y escuela.

Cerraremos la actividad preguntando a nuestro alumnado cómo creen que influyen los estereotipos en la vida de las personas (en sus pensamientos, emociones, acciones) y en las suyas propias y haciendo una revisión de los objetivos para ver si se han cumplido o no en la actividad, sirviendo esta última parte como una pequeña evaluación de la tarea, así como una pequeña autoevaluación del alumnado respecto a:

● ¿Qué es lo que hemos hecho bien?

● ¿Qué es lo que tenemos que mejorar?

● ¿Cómo nos hemos sentido durante la actividad?

DURACIÓN

1 o 2 sesiones

RECURSOS:

  • Anexo: El Terrible Patriarcudus
  • Un/a cuentacuentos
  • Dos Educadoras/es
  • Cartulinas blancas
  • Ceras de colores
  • Pegamentos de barra
  • Tijeras
  • Plantillas de Antifaces Viñetas del cuento

 

 

PARA PROFUNDIZAR MÁS:

  • Guía de corresponsabilidad. La corresponsabilidad también se enseña. Organización de Mujeres de STES-I.

http://www.inmujer.gob.es/areasTematicas/educacion/publicaciones/docs/GuiaCorresponsabilidad2013.pdf

  • El misterio del chocolate en la nevera. Cuadernos de educación no sexista, nº 15. Mª Jesús Cerviño Saavedra y Juan Calzón Álvarez.

http://www.baiona.org/c/document_library/get_file?uuid=ad6c6a97-2657-432d-824c-13627318b8b6&groupId=10904

PENSAR Y HABLAR

SABEMOS LO QUE QUEREMOS

 

VAMOS A PENSAR Y A HABLAR

Una de las cuestiones básicas para intentar luchar contra la desigualdad es darse cuenta de que esta existe. Si no analizamos la realidad de nuestro alumnado, si no sabemos cuál es el mundo simbólico que sustenta sus ideas, no podremos deconstruir la desigualdad para construir la igualdad.

OBJETIVOS

  • Reconocer y analizar los estereotipos de género respecto a las profesiones.
  • Conocer referentes variados y positivos de profesiones sin estereotipar.

DESARROLLO

Antes de comenzar con esta actividad, es conveniente hacer el ejercicio para lograr un ambiente distendido y para que alumnas y alumnos se habitúen a este tipo de actividades.

Al comienzo de la actividad, el o la docente deberá explicar la función y los objetivos que se persiguen, remarcando la necesidad de un clima respetuoso con respecto a las opiniones, gustos y sentimientos de cada persona; también recordará que todos los participantes deben gozar de plena libertad para hablar de sus necesidades, ideas y propuestas.

Es fundamental realizar actividades que nos permitan conocer ese mundo simbólico de nuestro alumnado, las ideas que tienen acerca de ser hombre y de ser mujer, qué han aprendido a su edad de lo que significa la división sexual del trabajo, qué opinan de la corresponsabilidad doméstica y de las paternidades igualitarias.

Estas actividades, encaminadas a debatir y hablar sobre estos temas, no solamente nos aportan datos sobre las ideas de nuestro alumnado y la desigualdad, sino que también nos dan la oportunidad de intervenir, como referentes que somos al ser docentes, e intentar equilibrar desde la igualdad.

Las edades que comprenden la Educación Primaria son especialmente interesantes para este tipo de actividades: pensar, hablar, analizar, reflexionar, concluir.

Así, lo que aquí se propone es dar al alumnado una serie de frases y que, bien por grupos pequeños o bien individualmente, se diga si se está de acuerdo con la afirmación o no y por qué. A la vez, se irán apuntando en la pizarra las ideas que se vayan diciendo, para ir debatiendo sobre cada una conforme salgan.

Las frases pueden ser del tipo:

•Las mujeres hacen las tareas de casa mejor que los hombres.

•Las mujeres tienen que ocuparse de las tareas de casa.

•Los hombres traen el dinero a casa y las mujeres cocinan.

•Los hombres aprenden a hacer las tareas de casa como las mujeres.

•Es justo que tanto hombres como mujeres se repartan las tareas de casa.

•Los hombres saben cuidar de sus hijos e hijas.

•En mi casa, tanto hombres como mujeres hacemos las tareas de casa.

•Si las mujeres hacen todas las tareas de casa, no tienen tiempo para divertirse.

•Me gusta que me cuide mamá, me gusta que me cuide papá.

•Yo también puedo ayudar en las tareas de casa.

•En casa, a veces, se discute porque alguien no hace las tareas de casa.

La labor docente, en este caso, será la de recoger todas las afirmaciones y también la de equilibrar aquellos mensajes que sean discriminatorios, poniendo en valor todas las ideas que reflejen igualdad. Algunos aspectos a tener en cuenta: Esta actividad pretende hacer reflexionar a nuestro alumnado sobre su responsabilidad en el reparto de las tareas domésticas y de las personas que viven en su casa. Así mismo, tendremos en cuenta la diversidad de familias que pueda haber en nuestra aula de manera, que ningún niño ni niña se pueda sentir incómoda con esta actividad.

Cerraremos la actividad preguntando a nuestro alumnado cómo creen que influyen los estereotipos en la vida de las personas (en sus pensamientos, emociones, acciones) y en las suyas propias y haciendo una revisión de los objetivos para ver si se han cumplido o no en la actividad, sirviendo esta última parte como una pequeña evaluación de la tarea, así como una pequeña autoevaluación del alumnado respecto a:

•¿Qué es lo que hemos hecho bien?

•¿Qué es lo que tenemos que mejorar?

•¿Cómo nos hemos sentido durante la actividad?

DURACIÓN

La duración dependerá de la profundidad con la que se quiera tratar el tema, así como el número de afirmaciones sobre las que se realice el debate.

 

PARA PROFUNDIZAR MÁS:

  •  La invisibilización del trabajo doméstico:

https://generoyeconomia.wordpress.com/2017/04/26/economia-y-genero-la-invisibilizacion-del-trabajo-domestico/

VIENEN A VERNOS

SABEMOS LO QUE QUEREMOS

 

VIENEN A VERNOS

Una de las cuestiones que más directa y fuertemente nos marcan en cuanto a los referentes que tenemos para conocer profesiones y poder elegirlas en el futuro, es el conocimiento directo de personas reales. Como esta sociedad todavía está muy dividida por sexos en cuanto al mundo laboral, no podemos pensar que nuestro alumnado va a conocer a mujeres y hombres que han roto con los estereotipos en el mundo del trabajo remunerado. Por ello, es muy importante que hagamos un esfuerzo para presentar esos referentes en el aula.

OBJETIVOS

  • Conocer a personas que han roto los estereotipos de género en su trabajo.
  • Vivir en primera persona el conocimiento de referentes de igualdad.

DESARROLLO

Antes de comenzar con esta actividad, es conveniente hacer el ejercicio para lograr un ambiente distendido y para que alumnas y alumnos se habitúen a este tipo de actividades.

Al comienzo de la actividad, el o la docente deberá explicar la función y los objetivos que se persiguen, remarcando la necesidad de un clima respetuoso con respecto a las opiniones, gustos y sentimientos de cada persona; también recordará que todos los participantes deben gozar de plena libertad para hablar de sus necesidades, ideas y propuestas.

Seguramente en nuestra ciudad, en nuestro barrio, en nuestro pueblo, podemos encontrar mujeres conductoras de autobús, hombres cuidadores de personas mayores, mujeres políticas, hombres limpiadores, mujeres arquitectas, etc. Por lo general, estas personas están siempre disponibles para contar su experiencia, para ir al aula a presentarse tanto personal como profesionalmente. Lo que es fundamental es que avisemos del objetivo de esta actividad a esas visitas: romper el estereotipo, presentar la posibilidad de abrir el arco de profesiones tanto para niños como para niñas, mostrar lo que hacen y compartir sus experiencias.

Cuando conocemos a hombres y mujeres reales que han roto los estereotipos, ya no aparecen comentarios como “los chicos no pueden…”, “las chicas no pueden…”, porque la vivencia real es la contraria.

Lo ideal sería que investiguemos en nuestro entorno y que contactemos con hombres en profesiones tradicionalmente consideradas femeninas y con mujeres en profesiones consideradas tradicionalmente como masculinas, así como con hombres cuidadores o corresponsables. También podremos recurrir a personas que colaboran o trabajan en alguna asociación en favor de la igualdad.

Antes de nada, por facilidad, podemos investigar si entre las familias de nuestro centro escolar podemos contar con algún referente de este tipo. La visita será para contar, para compartir con el alumnado su experiencia, para poner en valor su ocupación, su profesión.

Si lo deseamos, antes de la visita podemos preguntar a los niños y a las niñas cuáles son las profesiones que no hacen los hombres, cuáles son las que no hacen las mujeres, porque de esta forma con la visita estaremos rompiendo esquemas de desigualdad y construyendo en igualdad al mismo tiempo.

Del mismo modo, sería interesante que, ante la visita que tendremos, el alumnado preparara una batería de posibles preguntas para la persona que viene. En esta actividad, además, podemos trabajar también el buen trato a las personas y la hospitalidad, ya que alguien de fuera va a venir a nuestra clase, habrá que preparar con el alumnado quién la recibirá, cómo lo hará, qué detalle tendremos con esa persona, quién la presentará, cómo, quién la despedirá, cómo, cómo pondremos el aula para que esa persona esté cómoda, etc. De esta forma, también estaremos poniendo en práctica todos los contenidos del cuidado.

Una vez que se haya producido la visita, podemos cerrar toda la actividad con un vídeo motivador, como por ejemplo el que se presenta en materiales para profundizar en la metodología o cualquier otro que elija la profesora o profesor.

Cerraremos la actividad preguntando a nuestro alumnado cómo creen que influyen los estereotipos en la vida de las personas (en sus pensamientos, emociones, acciones) y en las suyas propias y haciendo una revisión de los objetivos para ver si se han cumplido o no en la actividad, sirviendo esta última parte como una pequeña evaluación de la tarea, así como una pequeña autoevaluación del alumnado respecto a:

● ¿Qué es lo que hemos hecho bien?

● ¿Qué es lo que tenemos que mejorar?

● ¿Cómo nos hemos sentido durante la actividad?

DURACIÓN

La duración dependerá mucho de cuántas personas podamos llevar de visita al aula, pero lo ideal sería que se cubriera una sesión con cada persona.

 

PARA PROFUNDIZAR MÁS:

  • Igualdad de género:

https://www.youtube.com/watch?v=iax2W9qAfK0