LO QUE YO SIENTO

SABEMOS LO QUE QUEREMOS

 

LO QUE YO SIENTO

La educación emocional es fundamental en todas edades, pero aún más en la primera infancia. Los niños y las niñas deben comenzar por poner nombre a las emociones, saber nombrarlas y saber cuándo son sentidas. Es importante que vean, además, que cada persona expresa sus emociones de manera diferente. La empatía con las emociones de las demás personas es el primer paso para tratarnos bien y para prevenir el maltrato. Por ello, desde la coeducación, proponemos poner nombre a las emociones, sin estereotipos sexistas que coarten la libertad de expresión de nuestro alumnado. Conocer nuestras emociones, saber lo que nos ocurre cuando las sentimos, controlar y expresar esas emociones es una de las bases de la autonomía personal, tanto a nivel personal como profesional.

Antes de comenzar con esta actividad, es conveniente hacer el ejercicio para lograr un ambiente distendido y para que alumnas y alumnos se habitúen a este tipo de actividades.

 

OBJETIVOS

  • Reconocer las propias emociones y las situaciones en las que se dan.
  • Mostrar empatía ante la manifestación diferente de las emociones.

DESARROLLO

Antes de dar comienzo a la actividad, el o la docente deberá explicar la función y los objetivos que se persiguen, remarcando la necesidad de un clima respetuoso con respecto a las opiniones, gustos y sentimientos de cada persona; también recordará que todos los participantes deben gozar de plena libertad para hablar de sus necesidades, ideas y propuestas.

Para tratar las emociones en las primeras edades, a veces, es difícil ponerle palabras, por eso para empezar a nombrar las emociones nos vamos a servir de los famosos emoticonos, son dibujos muy sencillos, esquemáticos y muy conocidos incluso por los niños y niñas de menor edad. Lo emoticonos, además de muy conocidos, facilitan la comprensión de los sentimientos con imágenes muy gráficas. Podemos partir de emociones básicas como: alegría, tristeza, enfado, miedo y calma.

Cada profesor o profesora podrá elegir tanto el número de emociones como sus dibujos correspondientes. El dibujo de cada emoticono lo pondremos en una pared del aula, suficientemente grande para que se vea bien y pegaremos unos folios debajo de cada dibujo.

En esos folios, con la ayuda de todo el grupo, pondremos el nombre de la emoción que se corresponde. Después, cada niño o niña irá respondiendo a “Me siento alegre cuando…”, “Me siento triste cuando…”, “Me siento enfadado o enfadada cuando…”, etc. Si el grupo fuera de muy corta edad, como en las escuelas 0-3 años, podemos hacer el ejercicio al revés: vamos diciendo situaciones cotidianas y que sean ellos y ellas quienes digan qué sentimiento les provoca. Por ejemplo: “Jugar con amigos y amigas”, “Tener mi tarta favorita en casa”, “Que me quiten mis juguetes”, “Entrar a oscuras en una habitación”, “Celebrar mi cumpleaños”, “Que me empujen o tiren del pelo en la escuela”, “Que me digan que he hecho algo bien”, “Escuchar música”, etc.

Una vez que tengamos ese listado bajo cada emoción, podemos extender las preguntas todo lo que queramos, por ejemplo, con otras personas: “Mamá se siente alegre cuando…”, etc. Incluso se puede trabajar la empatía si añadimos cuestiones como: “¿Qué puedo hacer yo para que mis amigos y amigas se sientan alegres?”, o “Cuando hago ………. enfado a mi abuelo”, etc.

Se puede terminar la actividad con una canción para todo el grupo, en la que acompañemos la letra con la expresión de las emociones que en ella se muestran: >

Es muy importante transmitir el mensaje de que las emociones no tienen género, que tanto niños como niñas tienen derecho a sentir y expresar todas las emociones y que algunas cuestiones que nos dicen las personas adultas, como “los niños no lloran”, “no te enfades que te pones fea”, etc, no son correctas.

Cerraremos la actividad haciendo una pequeña evaluación de la tarea, así como una pequeña autoevaluación del alumnado respecto a:

● ¿Qué es lo que hemos hecho bien?

● ¿Qué es lo que tenemos que mejorar?

● ¿Cómo nos hemos sentido durante la actividad?

DURACIÓN

Dos sesiones. La duración dependerá mucho del grupo y también de la profundidad a la que quiera llegar el profesorado.

RECURSOS:

Vídeos y canciones para trabajar las emociones:

  • “El monstruo de colores”- vídeo cuento que nos ayuda a nombrar las emociones:

https://www.youtube.com/watch?v=S-PTa20NNrI

  • “El rock de las emociones”- canción para todo el grupo, nombramos emociones y trabajamos la empatía:

https://www.youtube.com/watch?v=hX60bIksDsU

 

PARA PROFUNDIZAR MÁS:

  • “ Los sentimientos y la inteligencia emocional desde la igualdad. Mª Angeles Rebollo. Emakunde, 2014.

http://www.emakunde.euskadi.eus/contenidos/informacion/proyecto_nahiko_formacion/eu_def/adjuntos/MAngeles.Rebollo.Sentimientos.inteligencia.emocional.desde.igualdad.pdf

 

          

 

 

LITERATURA INFANTIL

SABEMOS LO QUE QUEREMOS

 

LITERATURA INFANTIL Y SEXISMO (Profesorado)

La literatura transmite ideología, transmite modelos que conforman el mundo simbólico de las personas y que, en ocasiones, fomentan el sexismo, sobre todo en lo que se refiere a la autonomía de las mujeres y a su independencia económica, así como lo que se refiere a la expresión de sentimientos y las tareas de cuidado en los hombres. La literatura infantil que usamos en las escuelas debe ser analizada para hacer propuestas no sexistas en cuanto a los mensajes que recibe nuestro alumnado.

Antes de comenzar con esta actividad, es conveniente hacer el ejercicio para lograr un ambiente distendido y para que alumnas y alumnos se habitúen a este tipo de actividades.

 

OBJETIVOS

  • Reconocer y analizar los estereotipos de género presentes en la literatura infantil.

DESARROLLO

La literatura transmite ideología, transmite modelos que conforman el mundo simbólico de las personas y que, en ocasiones, fomentan el sexismo, sobre todo en lo que se refiere a la autonomía de las mujeres y a su independencia económica, así como lo que se refiere a la expresión de sentimientos y las tareas de cuidado en los hombres. La literatura infantil que usamos en las escuelas debe ser analizada para hacer propuestas no sexistas en cuanto a los mensajes que recibe nuestro alumnado.

En este sentido, esta actividad no será realizada por el alumnado, sino por el profesorado de infantil responsable de los mensajes que reciben niños y niñas. Es una incoherencia jugar sin estereotipos de género a las familias, a cuidar, a valerse por sí mismo o sí misma, a hacerse cargo de un entorno sostenible con corresponsabilidad y, después, estar transmitiendo sexismo con las historias que les contamos o les leemos. Así, actualmente, ya se cuenta con muchos cuentos coeducativos que será necesario conocer para añadir a nuestra aula, pero también es interesante intentar cambiar las historias que están estereotipadas.

En el Anexo I, encontrarás unas preguntas muy sencillas que puedes hacerte ante cualquier cuento que lleves al aula. El primer paso para construir igualdad es analizar la desigualdad y ser conscientes de los mensajes estereotipados que transmitimos inconscientemente desde el currículo oculto. Se plantean cuestiones como el número de protagonistas femeninos y protagonistas masculinos, las profesiones de ellos y de ellas, quién ejerce el cuidado de las personas, a quién les corresponden, casi siempre, las tareas domésticas, etc.

Para terminar y como colofón, podemos llevar al aula la visita de algún hombre cuidador que cuente lo que hace en su día a día al alumnado. Los cuentos y la realidad, con perspectiva de género, trabajan por la igualdad.

Cerraremos la actividad haciendo una pequeña evaluación de la tarea, así como una pequeña autoevaluación del alumnado respecto a:

● ¿Qué es lo que hemos hecho bien?

● ¿Qué es lo que tenemos que mejorar?

● ¿Cómo nos hemos sentido durante la actividad?

DURACIÓN

Al no ser una actividad con el alumnado, no tiene una duración específica.

RECURSOS:

ANEXO I: Pautas para el análisis de la literatura infantil.

PARA PROFUNDIZAR MÁS:

  • ¿Qué modelos para las niñas? Una investigación sobre los libros ilustrados. Adela Turín

http://ageps.webs.uvigo.es/Andersen/1cifras.pdf

 

LO QUE ME GUSTA

SABEMOS LO QUE QUEREMOS

 

LO QUE ME GUSTA Y LO QUE NO ME GUSTA

Desde la educación emocional y desde la resolución pacífica de conflictos es básico saber decir que no a aquello que nos desagrada o que, en ese momento, no podemos hacer. Para algunas personas, es muy difícil negarse ante los requerimientos de la gente, quizá por su “obligación” de agradar siempre o porque temen el conflicto si se niegan a algo, o porque creen que ser una persona que ayuda supone decir siempre que sí. En muchos momentos de nuestras vidas, tenemos que decir que no a alguien o a algo, no siempre podemos estar para las demás personas y, además, hay muchas cuestiones en las que tenemos que aprender a decir que no para huir de posibles riesgos.

Antes de comenzar con esta actividad, es conveniente hacer el ejercicio para lograr un ambiente distendido y para que alumnas y alumnos se habitúen a este tipo de actividades.

 

OBJETIVOS

  • Distinguir las situaciones agradables y desagradables para una u uno mismo.
  • Conocer lo que agrada y desagrada a mis compañeras y compañeros.

DESARROLLO

Antes de dar comienzo a la actividad, el o la docente deberá explicar la función y los objetivos que se persiguen, remarcando la necesidad de un clima respetuoso con respecto a las opiniones, gustos y sentimientos de cada persona; también recordará que todos los participantes deben gozar de plena libertad para hablar de sus necesidades, ideas y propuestas.

No debemos olvidar que la idea de agradar a todo el mundo nos lleva a situaciones desagradables en nuestra vida y tampoco obviar que para las niñas y niños aprender a decir que “no” puede salvarles de situaciones de abuso. Esto no quiere decir que debamos enseñar a no ayudar a las demás personas, ni mucho menos, simplemente señalamos la importancia de decir que no y saber decirlo cuando, por diferentes causas, no podemos o no queremos hacer algo. Hay que aprender a saber decir que “no me gusta, no quiero”.

Por ello, esta actividad plantea la posibilidad de decir en voz alta, en grupo, aquello que no nos gusta de nuestra vida cotidiana, tanto entre el profesorado como entre el alumnado. Que los niños y niñas nos oigan decir lo que no nos gusta a las personas adultas, es un referente para su aprendizaje.

Dependiendo de la edad a la que nos estemos dirigiendo con la actividad, podemos hacer preguntas abiertas del tipo “¿Qué me gusta todos los días? ¿Qué no me gusta?” o bien afirmaciones más cerradas para que los niños y niñas vayan diciendo lo que sí les gusta y lo que no, del tipo:

● Ir todos los días al cole.

● Bañarme con agua calentita.

● Recoger mis juguetes.

● Dar besos cuando me los piden.

● Abrazar a mis amigos y amigas.

● Pegar cuando estoy enfadado o enfadada.

● Ir a ver a mis abuelos y abuelas.

● Jugar con mi familia.

● Cuidar animales: perros, gatos, etc.

● Que me empujen en el patio.

● Etc.

Podemos añadir cuantas afirmaciones queramos y cada respuesta nos dará para charlar sobre ello y hablar de cuantos temas vayan surgiendo, siempre desde la idea de que decir que no a las cosas que no nos gustan está bien y también poniendo de relieve que, en algunas circunstancias, aunque algo no nos guste es nuestra obligación hacerlo. El debate, el intercambio de experiencias y de ideas es el centro de esta actividad.

Cerraremos la actividad haciendo una pequeña evaluación de la tarea, así como una pequeña autoevaluación del alumnado respecto a:

● ¿Qué es lo que hemos hecho bien?

● ¿Qué es lo que tenemos que mejorar?

● ¿Cómo nos hemos sentido durante la actividad?

DURACIÓN

Dos sesiones. La duración dependerá mucho del grupo y también de la profundidad a la que quiera llegar el profesorado.

RECURSOS:

“Ni un besito a la fuerza”: https://www.youtube.com/watch?v=HoUQyo5p-5Q

“Decir sí, decir no”: https://www.youtube.com/watch?v=ibyO7C_TlMI

         

HISTORIA DE LOS BONOBOS CON GAFAS

SABEMOS LO QUE QUEREMOS

 

HISTORIA DE LOS BONOBOS CON GAFAS

Una de las bases de la corresponsabilidad en lo doméstico es la valoración de los cuidados que recibimos y la asunción de responsabilidades tanto por parte de las mujeres como de los varones. Por ello, es muy importante que, desde las primeras edades, niños y niñas vean que la no corresponsabilidad es una injusticia y sean capaces de visualizar la igualdad a partir del reparto de las tareas de cuidado y de la casa.

Antes de comenzar con esta actividad, es conveniente hacer el ejercicio para lograr un ambiente distendido y para que alumnas y alumnos se habitúen a este tipo de actividades.

 

OBJETIVOS

  • Analizar el papel de hombres y mujeres en las tareas domésticas.
  • Valorar a las personas que nos cuidan y que trabajan en las tareas domésticas para el bienestar de las demás personas.
  • Darse cuenta de que la falta de corresponsabilidad en lo doméstico supone una injusticia y genera malestar y que hay que solucionar.

DESARROLLO

Antes de dar comienzo a la actividad, el o la docente deberá explicar la función y los objetivos que se persiguen, remarcando la necesidad de un clima respetuoso con respecto a las opiniones, gustos y sentimientos de cada persona; también recordará que todos los participantes deben gozar de plena libertad para hablar de sus necesidades, ideas y propuestas.

Una de las bases de la corresponsabilidad en lo doméstico es la valoración de los cuidados que recibimos y la asunción de responsabilidades tanto por parte de las mujeres como de los varones. Por ello, es muy importante que, desde las primeras edades, niños y niñas vean que la no corresponsabilidad es una injusticia y sean capaces de visualizar la igualdad a partir del reparto de las tareas de cuidado y de la casa. Los referentes que tenemos a lo largo de nuestra infancia son fundamentales para enseñarnos modelos de relación y modelos de cuidado de las personas a las que queremos. Muchas veces, en las familias, nos encontramos con situaciones de desigualdad en cuanto a la dedicación al cuidado de los hombres y de las mujeres. Históricamente, las mujeres han ocupado mucho más tiempo a los cuidados de la casa, de la familia y de las personas dependientes. Por ello, todavía hoy en día es necesario visibilizar situaciones de igualdad y enseñar a niñas y niños que se pueden tener relaciones en igualdad y que, tanto hombres como mujeres, deben repartirse equitativamente las labores domésticas y del cuidado.

En esta actividad, se plantea la lectura en voz alta de un cuento de Adela Turín “Historia de los bonobos con gafas”. Recordemos que Adela Turín es una gran investigadora de la desigualdad de género en los cuentos, así como una excelente autora de cuentos infantiles coeducativos.

Leeremos el cuento:

● La historia de los bonobos con gafas: http://coeducacioniescdluna.blogspot.com.es/2014/03/cuento-historia-de-los-bonobos-con-gafas_24.html

A partir del cuento, haremos preguntas a las niñas y a los niños. Ejemplos de preguntas para comentar el cuento podrían ser:

● ¿Qué hacen los bonobos durante el día?

● ¿Y las bonobas?

● ¿Por qué los bonobos no se dedican a recoger frutos para toda la familia?.

● ¿Por qué regalan gafas solo a los bonobos y no a las bonobas?

● ¿Qué hacen las bonobas cuando se enfadan?

● ¿Qué podrían haber hecho los bonobos para que las bonobas no se enfadaran?

● ¿Por qué al final los bonobos quieren ir al sitio de las bonobas?

● ¿Qué habrías tú cambiado del cuento para que las bonobas fueran felices desde el principio?

Cerraremos la actividad preguntando a nuestro alumnado, con una pequeña evaluación de la tarea, así como una pequeña autoevaluación del alumnado respecto a:

● ¿Qué es lo que hemos hecho bien?

● ¿Qué es lo que tenemos que mejorar?

● ¿Cómo nos hemos sentido durante la actividad?

DURACIÓN

Dos sesiones. La duración dependerá mucho del grupo y también de la profundidad a la que quiera llegar el profesorado.

RECURSOS:

● “Contamos igual”: análisis de género de los cuentos: https://web.ua.es/es/unidad-igualdad/secundando-la-igualdad/documentos/actua/educacion-infantil/contamos-igual.pdf

PARA PROFUNDIZAR MÁS:

● “El alma de los cuentos”, material de la Junta de Andalucía sobre los cuentos y la igualdad: https://web.ua.es/es/unidad-igualdad/secundando-la-igualdad/documentos/actua/educacion-infantil/el-alma-de-los-cuentos.pdf