HOMBRES CORRESPONSABLES

SABEMOS LO QUE QUEREMOS

 

HOMBRES CORRESPONSABLES

La corresponsabilidad en lo doméstico es una de las bases de la igualdad, al interferir directamente en el tiempo de las personas. Es importante que nuestro alumnado vea que, respecto a los cuidados y a las tareas domésticas, no existe solamente una forma de ser hombre, sino que han aparecido otros modelos que reflexionan y que se replantean su postura ante la distribución del tiempo con sus parejas o con sus familias. Por ello, es interesante llevar al aula palabras de varones que muestran otros modelos diferentes a los tradicionales y hegemónicos.

OBJETIVOS

  • Reflexionar y debatir sobre corresponsabilidad doméstica a partir de textos escritos por varones.
  • Reconocer en una o uno mismo el nivel de corresponsabilidad doméstica
  • Plantear principios de masculinidades igualitarias.

DESARROLLO

Antes de comenzar con esta actividad, es conveniente hacer el ejercicio para lograr un ambiente distendido y para que alumnas y alumnos se habitúen a este tipo de actividades.

A continuación, el o la docente deberá explicar la función y los objetivos que se persiguen, remarcando la necesidad de un clima respetuoso con respecto a las opiniones, gustos y sentimientos de cada persona; también recordará que todos los participantes deben gozar de plena libertad para hablar de sus necesidades, ideas y propuestas.

Vamos a partir, para esta actividad, de un texto de Miguel Ángel Arconada Melero, profesor de Secundaria y experto en masculinidades igualitarias en el aula:

“Tenemos un problema y es que hay hombres que se conforman con no ser violentos. No ser violento no significa no ser machista, hacen falta nuevas masculinidades que apuesten por las relaciones igualitarias y responsabilidades compartidas. Hay hombres que están disfrutando de un privilegio que es el robo del tiempo personal de la compañera. La casa que hemos comprado y pagado juntos, la casa que ensuciamos juntos, la que casa que disfrutamos juntos, ¿por qué la limpias tú preferentemente? es la pregunta. Se sabe que cuando un hombre se empareja gana calidad de vida; cuando una mujer se empareja, es posible que la pierda” .

Tras su lectura, haremos una serie de preguntas para asegurarnos de la comprensión de este:

● ¿Por qué dice el autor que no ser violento no significa no ser machista?

● ¿A qué se refiere con la expresión “el robo del tiempo personal de la compañera”?

● ¿Por qué cree el autor que las mujeres cuando se emparejan pueden perder calidad de vida?…

Una vez que nos hemos asegurado de la comprensión del texto, podemos pasar, en pequeños grupos, a responder a preguntas para que sean la base del debate posterior:

● ¿Qué tareas domésticas realizan las mujeres que hay en tu casa? ¿Y los hombres?

● ¿Hay reparto equilibrado de los tiempos que se usan para las tareas domésticas entre hombres y mujeres?

● ¿Por qué crees que ocurre eso?

● ¿Por qué crees que históricamente han sido las mujeres quienes han hecho las tareas de la casa?

● ¿Qué entiendes por corresponsabilidad?

Para que tengan más argumentos para el debate, también podemos aportarles cualquiera de las estadísticas y noticias de prensa que hablan de la desigualdad en el reparto de las tareas domésticas, como, por ejemplo: “Solo dos de cada diez hombres comparten en igualdad las tareas de limpiar y cocinar”:

https://politica.elpais.com/politica/2017/06/06/actualidad/1496749144_438408.html

Después, se inicia el debate, con alguien que modere los tiempos y que controle que el máximo posible de personas del grupo intervenga.

Se pueden plantear cuestiones que animen al inicio:

● ¿Creéis que todavía hoy en día hay desigualdad en la realización de las tareas domésticas?

● ¿Estáis de acuerdo con el final del texto que hemos leído? - ¿Creéis que ha cambiado algo la situación respecto a hace unos años?

● ¿Conocéis a alguna mujer que, trabajando de forma asalariada fuera de casa, luego tenga que hacerlo todo en las tareas domésticas?

● ¿Qué sabes hacer tú de las tareas domésticas y qué has hecho hasta ahora?

Cerraremos la actividad preguntando a nuestro alumnado cómo creen que influyen los estereotipos en la vida de las personas (en sus pensamientos, emociones, acciones) y en las suyas propias y haciendo una revisión de los objetivos para ver si se han cumplido o no en la actividad, sirviendo esta última parte como una pequeña evaluación de la tarea, así como una pequeña autoevaluación del alumnado respecto a:

● ¿Qué es lo que hemos hecho bien?

● ¿Qué es lo que tenemos que mejorar?

● ¿Cómo nos hemos sentido durante la actividad?

DURACIÓN

Dos sesiones de clase.

RECURSOS:

  • La desigualdad de género empieza con las tareas de la casa:

https://www.nytimes.com/es/2018/08/15/espanol/desigualdad-genero-quehaceres-domesticos.html

  • La desigualdad de género en las tareas domésticas se da ya en la adolescencia:

https://www.uab.cat/web/sala-de-prensa/detalle-noticia/la-desigualdad-de-genero-en-las-tareas-domesticas-se-da-ya-en-la-adolescencia-1345667994339.html?noticiaid=1345783820157

PARA PROFUNDIZAR MÁS:

  • Tareas domésticas y conflictos de pareja:

https://www.youtube.com/watch?v=n2mlBKvA_po

  • La actividad científica en la cocina. Cuadernos de educación no sexista, nº 12. Nuria Solsona.

http://educar.unileon.es/Antigua/Diversid/Webquest/04actividad.pdf

¿QUIÉN HACE QUÉ...)

SABEMOS LO QUE QUEREMOS

 

¿QUIÉN HACE QUÉ...?

La reflexión sobre la realidad de la vida cotidiana es fundamental para no naturalizar actitudes y comportamientos que llevan a la desigualdad y a la discriminación, por lo tanto a la injusticia. Si no reflexionamos y analizamos, no somos conscientes de esa injusticia y, por lo tanto, no sentimos ninguna necesidad de realizar cambios que lleven a la igualdad. El aula es un ámbito excelente para la reflexión, para crear foros de análisis e intercambio que lleven a mirar, a pensar y a actuar.

OBJETIVOS

  • Reconocer la desigualdad histórica y cotidiana entre hombres y mujeres respecto a las labores domésticas.
  • Visibilizar a las mujeres en el cuidado de las demás personas.
  • Identificar las tareas domésticas sin estereotipos de género.

DESARROLLO

Antes de comenzar con esta actividad, es conveniente hacer el ejercicio para lograr un ambiente distendido y para que alumnas y alumnos se habitúen a este tipo de actividades.

A continuación, el o la docente deberá explicar la función y los objetivos que se persiguen, remarcando la necesidad de un clima respetuoso con respecto a las opiniones, gustos y sentimientos de cada persona; también recordará que todos los participantes deben gozar de plena libertad para hablar de sus necesidades, ideas y propuestas.

El primer paso sería el de hacer un listado de aquellas cosas que son básicas para nuestra supervivencia diaria. Se pueden hacer grupos pequeños en los que hagan ese listado: limpiar la casa (incluido el baño), planificar comidas y compras, hacer las comidas, tener en cuenta los gustos de las personas para la comida, saber sobre alimentación equilibrada, lavar ropa, planchar ropa, ordenar la ropa, higiene personal, cuidado de bebés, cuidado de personas mayores, arreglar un enchufe, pequeños arreglos domésticos, etc.

Una vez que todos los grupos hayan hecho el listado, los ponemos en común y, entre toda la clase, hacemos una tabla como la que se inserta a continuación, incluyendo todas las actividades que hemos puesto en el listado (ver anexo 1):

 

Individualmente, se rellena y se habla en grupo grande sobre lo que hemos apuntado. Se verán ejemplos de familias corresponsables y otros ejemplos en los que son las mujeres de la casa las que hacen casi todas las tareas, algún caso en el que sean los hombres también. Se sacan conclusiones sobre ello.

Una vez terminado el debate sobre la situación real, se puede leer alguna noticia como la que se aporta: Solo dos de cada diez hombres comparten en igualdad las tareas de limpiar y cocinar.

https://politica.elpais.com/politica/2017/06/06/actualidad/1496749144_438408.html En esta página se debate sobre ello.

A continuación, se plantea cómo podrían ser las cosas para que hubiera más igualdad y para que los tiempos de tareas domésticas y de ocio fueran realmente compartidos y equitativos.

Cerraremos la actividad preguntando a nuestro alumnado cómo creen que influyen los estereotipos en la vida de las personas (en sus pensamientos, emociones, acciones) y en las suyas propias y haciendo una revisión de los objetivos para ver si se han cumplido o no en la actividad, sirviendo esta última parte como una pequeña evaluación de la tarea, así como una pequeña autoevaluación del alumnado respecto a:

● ¿Qué es lo que hemos hecho bien?

● ¿Qué es lo que tenemos que mejorar?

● ¿Cómo nos hemos sentido durante la actividad?

DURACIÓN

La actividad tendrá una duración que dependerá de la profundidad con la que queramos abordar la actividad. Serían entre una y dos sesiones de aula.

RECURSOS:

Anexo 1. Trabajos domésticos

  • Solo dos de cada diez hombres comparten en igualdad las tareas de limpiar y cocinar.

https://politica.elpais.com/politica/2017/06/06/actualidad/1496749144_438408.html

PARA PROFUNDIZAR MÁS:

  • La corresponsabilidad en el ámbito familiar:

http://www.educatolerancia.com/wp-content/uploads/2016/12/ampa_corresp.pdf

  • Talleres por la igualdad:

http://www.cdp.udl.cat/tallers/index.php/es/2013-11-26-09-28-41/compartimos-tareas.

POR QUE YO LO VALGO

SABEMOS LO QUE QUEREMOS

 

PORQUE YO LO VALGO

En los últimos tiempos, la idea de que cada persona tenga dentro de su proyecto de vida el ser independiente económicamente se ha generalizado, frente a tiempos pasados en los que esa idea podía ser obviada en la vida de las mujeres. Aun así, todavía encontramos ideas y realidades que muestran que el sistema laboral no es igualitario y que la sociedad aún conserva ciertas reminiscencias del pasado respecto a la aportación económica de las mujeres y a su posible retirada del mundo laboral en caso de maternidad.

OBJETIVOS

  • Reflexionar sobre la importancia de un proyecto de vida con el trabajo asalariado como tema central.
  • Reflexionar sobre el éxito profesional, tanto personal como ajeno.
  • Imaginar el propio proyecto personal de futuro sin estereotipos de género.

DESARROLLO

Antes de comenzar con esta actividad, es conveniente hacer el ejercicio para lograr un ambiente distendido y para que alumnas y alumnos se habitúen a este tipo de actividades.

A continuación, el o la docente deberá explicar la función y los objetivos que se persiguen, remarcando la necesidad de un clima respetuoso con respecto a las opiniones, gustos y sentimientos de cada persona; también recordará que todos los participantes deben gozar de plena libertad para hablar de sus necesidades, ideas y propuestas.

Es interesante que nuestro alumnado piense en su proyecto de futuro. Para ello contamos con una actividad que, ya hace muchos años, planteó la gran maestra de la coeducación Charo Altable en su libro “Penélope o las trampas del amor”.

Se trata de una actividad muy sencilla, pero muy esclarecedora que nos permite analizar el mundo simbólico de nuestros alumnos y de nuestras alumnas respecto a sus proyectos futuros. Solicitamos a nuestro alumnado que escriba unas quince o veinte líneas contando cómo se ven dentro de quince años, más o menos: dónde viven, con quién, cómo es su vida, con quién se relacionan, qué hacen, etc.

Después, recogemos las redacciones y hacemos una especie de vaciado de las ideas principales que han ido saliendo en ellas, diferenciando las que son de chicos y las que son de chicas. Llevamos al aula esas ideas para comentarlas y debatirlas y exponer las diferencias que se den entre unos y otras.

A continuación, a cada persona le pedimos que piense en la situación ideal que le gustaría vivir dentro de esos quince años respecto a la profesión. Una vez que lo tengan claro, cada uno y cada una escribirá cuál es el itinerario a seguir para conseguirlo y cuáles son los objetivos que tiene que proponerse desde el momento presente para conseguir ese futuro ideal.

De esta forma, se hace visible el camino a recorrer y los compromisos de estudio, esfuerzo y formación que tiene que hacer cada persona para lograrlo.

El profesorado tendrá el papel de coordinar esos itinerarios y ayudar en todas las dudas, de forma que se haga una orientación académica y laboral adecuada y no sexista.

Para terminar, y como reflexión y conocimiento de nuestra historia, se puede leer en clase el artículo “La mujer a través de la historia” del anexo

Cerraremos la actividad preguntando a nuestro alumnado cómo creen que influyen los estereotipos en la vida de las personas (en sus pensamientos, emociones, acciones) y en las suyas propias y haciendo una revisión de los objetivos para ver si se han cumplido o no en la actividad, sirviendo esta última parte como una pequeña evaluación de la tarea, así como una pequeña autoevaluación del alumnado respecto a:

● ¿Qué es lo que hemos hecho bien?

● ¿Qué es lo que tenemos que mejorar?

● ¿Cómo nos hemos sentido durante la actividad?

DURACIÓN

Dos sesiones de aula, al menos.

RECURSOS:

  • “La mujer a través de la historia”, de Jesús González Fonseca y entablar un debate sobre lo leído.

http://jesusgonzalezfonseca.blogspot.com.es/2011/04/la-mujer-traves-de-la-historia.html

PARA PROFUNDIZAR MÁS:

  • Independencia de la mujer, clave en la igualdad. Autoría: Milenio.com

http://www.milenio.com/internacional/dia_de_la_mujer-mujeres-onu-equidad-sociedad-internacional-milenionoticias_0_915508553.html

  • Orientación académica, personal y profesional no sexista. Autoría: Emakunde, Sara Acuña Franco.

https://www.emakunde.euskadi.eus/contenidos/informacion/proyecto_nahiko_formacion/es_def/adjuntos/2007.03.26.sara.acu%C3%B1a.pdf

LO BUENO DE...

SABEMOS LO QUE QUEREMOS

 

LO BUENO DE…

Nuestra socialización es sexista desde los primeros años de vida, tanto desde la familia, como desde los medios de comunicación, como de las interacciones entre iguales. Por ello, todo ese conjunto de ámbitos que supone la socialización nos va construyendo en las ideas de lo que es ser hombre y de lo que es ser mujer y va conformando nuestro mundo simbólico. Este mundo simbólico, construido sobre la desigualdad, debe ser deconstruido para que el camino hacia la igualdad sea una realidad.

OBJETIVOS

  • Mostrar una actitud crítica ante el sexismo.
  • Identificar estereotipos de género en la construcción de hombre y mujer
  • Reflexionar sobre la igualdad.

DESARROLLO

Antes de comenzar con esta actividad, es conveniente hacer el ejercicio para lograr un ambiente distendido y para que alumnas y alumnos se habitúen a este tipo de actividades.

A continuación, el o la docente deberá explicar la función y los objetivos que se persiguen, remarcando la necesidad de un clima respetuoso con respecto a las opiniones, gustos y sentimientos de cada persona; también recordará que todos los participantes deben gozar de plena libertad para hablar de sus necesidades, ideas y propuestas.

Se parte del conocimiento e ideas del alumnado, que serán la base para las conclusiones. Por lo tanto, debe crearse un ambiente de participación, donde todo lo que se diga es válido y donde no se juzgue en ningún momento a las personas por lo que se dice, sino por las ideas que expresa.

Para esta actividad, se debe trabajar en grupos pequeños (tres o cuatro personas por grupo) segregados por sexo, es decir, hay grupos solo de chicos y solo de chicas. Al terminar el trabajo de pequeño grupo (unos quince minutos), la persona tutora será la encargada de recoger en la pizarra lo escrito por el grupo. Luego, se abre el debate a grupo grande.

Proceso: A cada grupo pequeño (recordamos que serán desagregados por sexo), se le pide que rellene al menos cuatro cuestiones bajo las dos preguntas siguientes (lo ideal serían cinco o seis cuestiones):

● “¿Qué tiene de bueno ser hombre?”

● “¿Qué tiene de bueno ser mujer?”

Para responder a estas preguntas tienen entre diez y quince minutos, dependiendo de la motivación que veamos en los grupos.

Una vez transcurrido ese tiempo, una persona portavoz de cada grupo irá diciendo lo que han escrito (para que no se aburran y se despisten en su atención, sería bueno que cada grupo solamente diga una respuesta y se pase al siguiente grupo, así hasta que todo lo escrito por los grupos quede reflejado).

La persona tutora irá escribiendo en la pizarra las ideas que salgan, sin juicios, sin permitir tampoco ningún comentario, solamente reflejando lo que se dice. Una vez recogidas todas las ideas de los grupos, se pregunta si alguien quiere añadir algo y se añade. /span>

A continuación, se le pide al grupo que diferencia entre las ideas aportadas aquellas que pertenecen a la biología (tener la menstruación, por ejemplo) y aquellas que son aprendidas (no hacer nada en casa, por ejemplo). En este proceso, permitimos que el grupo se exprese, que diga si está de acuerdo y, sobre todo, que razone acerca de lo que se está diciendo.

A partir de la diferenciación entre biológico y cultural, se habla de los estereotipos de género y se apuntan aquellas ideas que responden al estereotipo y también cómo sería esa idea sin estereotipar, por ejemplo: si han puesto que lo bueno de ser hombre es que no tienen que hacer tareas domésticas. Aquí podría terminarse la actividad.

Si se quiere invertir más tiempo, se añadirían nociones sobre masculinidades igualitarias frente a la masculinidad tradicional, llevando al aula algún material motivador, como “Guía exprés del hombre igualitario”.

Cerraremos la actividad preguntando a nuestro alumnado cómo creen que influyen los estereotipos en la vida de las personas (en sus pensamientos, emociones, acciones) y en las suyas propias y haciendo una revisión de los objetivos para ver si se han cumplido o no en la actividad, sirviendo esta última parte como una pequeña evaluación de la tarea, así como una pequeña autoevaluación del alumnado respecto a:

● ¿Qué es lo que hemos hecho bien?

● ¿Qué es lo que tenemos que mejorar?

● ¿Cómo nos hemos sentido durante la actividad?

DURACIÓN

La duración dependerá de la profundidad con la que se quiera tratar el tema, así como el número de afirmaciones sobre las que se debata.

RECURSOS:

  • Anexo. “¿Qué tiene de bueno ser hombre y ser mujer?”
  • “Guía exprés del hombre igualitario”.

http://www.conigualdad.org/descargas/guia%20express%20del%20hombre%20igualitario.pdf

 

 ANEXO. “¿Qué tiene de bueno ser hombre y ser mujer?”

Responder al menos cuatro cuestiones a cada pregunta